lunes, 12 de enero de 2009

Gaza: ¿El fin justifica los medios?

Hace ya un tiempo que no escrbía por estos lares, y ya era hora de volver a soltar mi parrafada de turno. Y quería poner en juego el asunto de Gaza, tan de actualidad como antiguo que es.

No voy a describir el conflicto palestino-israelí ahora mismo (podría morir antes de terminarlo), pero sabiendo un poco los hechos actuales, analicemos bien la situación:
Pero para aclarar cosas vamos a suponer cosas que no son ciertas, pero que nos sirven para explicar mejor qué co*ones pasa en Gaza.

Vamos a suponer que la que empezó el conflicto sin más miramientos ni conspiraciones fue Hamás, que por su propia voluntad y sin ser coaccionada severamente por Israel decide lanzar misiles sobre las ciudades del sur del Estado hebreo. Imaginemos que Israel ha amenazado correctamente a Hamás por un posible ataque sobre sus tierras. En este caso nadie duda que cabe el derecho de la autodefensa de un pueblo respecto de un ataque enemigo externo, e incluso el Consejo de Seguridad de la ONU podría autorizar de forma urgente (en menos de 24 horas) la posible respuesta israelí en terreno de Gaza. Esto no ocurrió porque estamos suponiendo que toda la culpa es de Hamás (en la realidad no es así), incluso cabe la autorización a posteriori de esas actuaciones, ya que la finalidad de ellas está bastante protegida por la Carta de Naciones Unidas: la seguridad nacional. ¿Se hubiera hecho esta autorización a posteriori incluso si Hamás fuera la responsable, pero en base a las intervenciones militares israelíes de la realidad? Es decir, ¿Sería justificable cómo ha actuado (y sigue actuando) Israel incluso si Hamás fuera la única responsable de empezar el tinglado?

La finalidad que se persigue con esta intervención estaría justificada y protegida, claro que sí, pero hay una cláusula respecto a la proporcionalidad de los medios. Y es ahí donde Israel cae en saco roto, tanto en el supuesto como en la cruda y dura realidad.

Israel ha estado actuando creyéndose, e intentando hacer creer, su discurso victimista y autorizada a defender su seguridad nacional. Se cree que ante este fin cualquier medio es válido, y más válido será cuanta mayor sea su efectividad para alcanzar el fin. Pues a la hora de alcanzar metas no hay límites morales, ya que el fin justifica los medios, según la posición oficial israelí.

Gran error, trágico error para la Humanidad no condenar ni sancionar a aquél que piense así, pues esto solo nos lleva al estado de naturaleza, a la guerra sin cuartel mundial y a la deshumanización del ser humano. Puede que la ONU, USA y la UE solo digan memeces al respecto, que no hagan nada por evitar casos de desproporcionalidad abusiva, y solo regañarles en plan persona mayor.

Quiero creer que el ciudadano de a pie, el mortal de turno, el señor de Cuenca o de Kuala Lumpur no piensa así, y se da cuenta de la ceguera crónica de los jerifaltes. Quiero creer que esta gente piensa que los medios pueden injustificar el fin. Quiero creer que existe una Humanidad más allá de los sillones y de los galones, capaz de humedecerse los ojos al ver que el ser humano, cuando se deshumaniza, es el mayor lobo para el ser humano.

1 comentario:

Daro!!! dijo...

Debo reconocer no estar lo sufrientemente interiorizado en el tema, pero si me creo apto para poder expresar mi disconformidad, porque estemos ya ha miles de años de civilización -5 creo que cuentan los judíos- y no hemos todavía desterrado esta practica tan salvaje que es la guerra.
No avalo bajo ningún concepto este tipo de enfrentamientos, se entienden solo de animales, que luchan por aparear una hembra o por comida, no de hombres civilizados!!!

Te sigo!!!